Guerrera

                                    

Y aquí vuelvo con la iniciativa de Inspirándome con un elemento. Aquí se supone que debo inspirarme con la canción, y más que con la canción me inspiré con el vídeo... no sé si cuenta, pero bueno más o menos puedo se puede encontrar relación. ¿No, no? Bueno o sí, no lo sé.
¡Aquí voy!



Guerrera
La tierra muestra las huellas del caballo, aún están frescas por lo que mi adorada princesa acaba de pasar. Sonrió contento al comprender que ella sigue luchando a pesar de que cientos caballeros vayan detrás de ella. Sé que no durará mucho, sus manos finas de tocar el arpa y sus piernas largas esbeltas de ballet no aguantaran tantas horas montando a caballo. Ella lo sabe, por eso me deja los rastros fuertes para que logre encontrarla. Mi princesa valiente. Arranco el mechón de cabello azabache del árbol y lo huelo. Su aroma a vainilla me descoloca. Deseo poder estrecharla sobre mi pecho una última vez. Los dos sabemos que si la encuentro se tendrá que rendir, se deberá casar con aquel rey ricachón del otro reino y yo, como un simple caballero tan sólo tendré que entregarla. En cierto modo deseo que aguante, que huya tan lejos que ni el mismo Satán logre encontrarla, pero se que ella desea que sea yo quien la encuentre y eso me pondría en un apuro. ¿La lealtad hacia mi amada o la lealtad hacia mi rey? He oído batallas de caballeros valientes que dejaban su armadura por una doncella, posiblemente éstas de baja posición social, campesinas de cuerpos rollizos y piel morena. Ellos lo tenía fácil, puesto que no exigían dote de sus dueños. El amor en éstos tiempos es una mentira. Pero la amo, amo a la guerrera que cogió un caballo anciano y cabalgó lejos pocas horas antes de su matrimonio. Mi bella princesa. ¿Dónde estás?

No queda tiempo, el terreno del reino se está acabando y eso quiere decir que ella ha salido de los dominios de su padre. Ahora es libre, como un pajarillo cautivo que vuela libre por primera vez. Detengo mi caballo en la frontera y con el corazón encogido compruebo que está ahí, sentada en una roca, con los pies pelados, las manos rojas y las mejillas húmedas de tanto llorar. En sus manos delicadas sostiene los últimos mechones de su cabello azabache. Los iba a dejar sobre la roca cuando grito. Ella se gira y su rostro se ilumina como si fuera un precioso sol. Escucho como los caballos del ejército real se aproximan, muevo la mano para que se esconda y sé que ahora es cuando debo tomar mi decisión. ¿Lealtad a la corona o lealtad a mi corazón?
Miro a mi guerrera y decido la opción más loca y más real. La de mi corazón.

Comentarios

  1. Jo, que bonito relato te ha salido a partir del vídeo, casi me haces llorar con el final :( Te agrego en unos segundos a la lista y gracias por seguir participando.

    Saludos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh! Gracias, me alegra que te haya gustado. :D

      Eliminar
  2. ¡Oh! Está precioso. El final es tan tierno y maravilloso <3 me encantó. Me pasó también con este elemento que la música no me llegaba de ninguna forma y acabé escribiendo con el video nada más xD

    ¡Seguiré leyéndote!:D

    Bye!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que yo para la música soy especialita, pero bueno... mientras algún elemento me inspire.
      ¡Gracias!
      Saludos

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vocación

Doctor Macizo

Dilemas Capilares