Mundo Utópico

Se supone que al ser Integradora Social, debería ser una persona llena de compasión, paciencia y una empatía increíble. Además, de creer en las segundas oportunidades...
Tristemente soy un humano, tengo sentimientos y una moral un poco grande para ignorar. 
En un mundo Utópico, todas las cosas que en el curso se plantean se harían de forma automática. No habrían guerras, sangre ni desigualdades, pero no vivimos ahí. Vivimos en un mundo frío, indiferente y que se guía por un sistema moral basado en la cantidad de billetes que tengas en el bolsillo o el perímetro abdominal o tetas que tengas. Es tan triste que dan ganas de llorar. Pero es así donde vivimos, y hay que aceptarlo. Aceptar, no quiere decir resignarse... pero por lo menos, si aceptamos lo que vemos y buscamos formar de modificarlo, quizás estemos un poquito más al alcance de ese mundo maravillosamente utópico. 

En el mundo utópico los colegios todos serían iguales. Los niños no deberían pagar por una educación, no habrían tantas pegas para poner ayuda a los alumnos necesitados... y sobre todo, no se les señalaría como "problemátios" si se tomara en cuenta sus necesidades reales.
También en un mundo U, todo el mundo amaría su cuerpo y en la televisión saldrían mujeres y hombres normales. No habrían diferencias entre sexos ni maltratos...
Y sobre todo, cuando se ve que alguien pasa una dificultad, se detendría antes que una adolescente saltara por la ventana, por sufrir bullying.
En un mundo así, el pueblo no sufriría por la crisis y el estado estaría preparado para las dificultades que un terremoto o una inundación podría traer.

En un mundo utópico, quizás la felicidad no sería un misterio, si no una realidad. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vocación

Doctor Macizo

Two Movies