Irlanda

Irlanda, el país de la cerveza, las ovejas y los elfos. Un lugar lleno de árboles, lluvia, viento y... hombres guapos. Pero ese es un detalle insignificante. Aunque para la servidora es significante.
Desde que estoy en Dublin (Capital de Irlanda).

Personas: Aunque son todas muy amable, atentas y disponibles, las noto un poco frías. Diría que la palabra clave sería distantes. Son bastante serviciales, y no se les rompe una uña por ayudarte. Te ven un poco perdido y ya se ofrecen para socorrerte. Tiene una sonrisa en el rostro y son divertidos. Pero no van más allá de eso... no son cálidos, a lo mejor como los Españoles.

Inglés: He oído bastante que el Inglés de aquí es muy difícil de entender, que casi ni parece inglés y algún que otro comentario más. En mi opinión quizás era por el nivel bajo del idioma que tenía esa gente al venir aquí, o quizás se confundían con Escocia que... ahí también he oído que dicen que es diferente. No sé. Personalmente, no tengo ningún problema... es un inglés normal. No noto diferencia. Claro está, se nota que algunas palabras las dicen diferentes... pero tampoco nada del otro mundo. Quizás lo que ocurre, es que confunden el inglés con el galeico. Que aquí es la segunda lengua. No es obligatoria, pero los niños en el colegio la estudian y todos los profesores la deben saber. Algo como el catalán... pero sin llegan a ser una lengua hablada por una población considerable.

Economía: Es caro de cojones. Todo es caro. No hay nada que digas "Bueno, está bien". Lo más barato en los cereales es 1'75€. Y luego unas galletas que valen 0'25 céntimos. Que no está mal, pero bueno... El alquiler es una barbaridad y el bus... ya ni te cuento. Si quieres comer, olvídate de comer por menos de 10 € obviamente, puedes ir a Mc Donal y estos... pero igual así es caro.

Tiempo: No es absolutamente nada parecido a Gran Bretaña. Irlanda tiene todas las estaciones en una misma hora. El tiempo es tan cambiante como las horas. Nunca sabes que te va a caer. Quizás el tiempo diga que lloverá, pero hace sol... pero ¡tranquilo! no te preocupes, que fijo que cinco minutos después te llueve y graniza con un intervalo de cero coma ... de minutos. En pocas palabras, el tiempo es un asco. Tres días de sol, ocho de nubes, siete de lluvia y se repite.

Comida: No es nada del otro mundo realmente. Fish and Chip y mucho te. No hay nada muy típico que se diga...aunque, la leche es fresca y la mayoría de los alimentos lo son, por lo que todo se caduca antes.

De turista: Dublin es grande. Muchas callejuelas, muchos centros comerciales y tiendas. Tres parques muy bonitos y está todo lleno de museos. Al igual que todo muy caro. Te puedes dejar de 2 a 18 euros por museo. Eso si, hay gratis que se agradece al bolsillo.

Realmente diría que eso es lo más relevante que contar de Irlanda. Eso si, todo está muy bien comunicado por buses y el luas (que es un metro) y hay carril bici que siempre te ahorra una buena caminata.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hybrid Child

Vocación

Doctor Macizo