26 de mayo de 2015

Dormir

No me creía muy dormilona realmente.
Siempre he sido de las personas que están poco en la cama, y tampoco hago el deporte ibérico... por lo que mi relación con la almohada tan solo es por las noches. Pero... las cosas están cambiando ultimamente.

Desde que tengo memoria tengo una relación bastante interesante con la noche. Es un momento donde mis miedos me comen, pero la imaginación y las reflexiones aparecen. Por ejemplo, siempre intento escribir por la noche (momento donde hay paz, nadie me jode con nada...etc) y mis reflexiones más profundas y reveladoras son en la ducha (y soy de las que se ducha por la noche). Así que mi relación con ese momento caótico es así así...
Ésto ha sido así hasta hace unos 5-6 años más o menos, cuando la cama tiene un poder que debería estar prohibido. Y más en invierno... estás calentito bajo el edredón, acurrucadita, pensando en cosas de sueños... ¡oh! Santo momento. Y de golpe el despertador suena y te rompe la fantasía. Eso si jode.

Me di cuenta que esto cambio por mi humor al levantarme, y mi increíble dependencia al café. Cuanto más necesito el café, menos me gusta levantarme... creo que realmente no me gusta levantarme. Incluso los Sábados y Domingos me duele levantarme... y estamos hablando de eso de las 2 o 3 de la tarde. Si, ahora soy una dormilona de olimpiadas.
Recuerdo que antes dormía lo necesario, me levantaba y estaba en movimiento. Sin ningún problema. Ahora necesito como dos horas de mentalización para que el cerebro me circule... y obviamente el café. Pero en Dublin el café es una porquería y me tengo que contentar con el Te. Pero no es lo mismo. Así que aún me cuesta más el proceso de levantarme.

Es que dormir, es un placer que traspasa fronteras. Si no duermes bien, tienes el resto del día jodido y si no duermes, no eres persona. Es una necesidad básica y ¡oh! que necesidad.
Hace poco leí una cita que dice " Si amas a alguien, déjala dormir". Y cuanta razón tiene. No hay nada que odie más que me despierten. Cualquier cosa. Sea lo que sea. Si me despierta... estás jodido.
No soy de las que se despiertan de malhumor,pero si me levanto antes de mi hora... roma arde.

Honestamente, no me importaría trabajar unas cuantas horas más si me dejan dormir más. En vez de levantarme a las 7 para trabajar a las 8-9, podría levantarme a las 11 (una hora decente) y empezar a trabajar a las 12 y salir a las 5 o 6. Así el mundo sería un lugar mejor.
Y yo dormiría más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada