25 de abril de 2013

Cerebro

Nos gusta creer que nuestras acciones están subordinadas por nuestro corazón. Aunque realmente es un error. El corazón tan sólo es el motor que da la vida. Es un músculo que se contrae y relaja para que la sangre circule y oxigene todos los otros músculos y órganos de nuestro cuerpo, y por triste y poco romántico que parezca... no hace nada más.
Lo que realmente importa es el Cerebro. Ese gran órgano que tenemos dentro de nuestra cabeza, ese que nos hace ser como somos. No os habéis preguntado nunca ¿por qué no se puede hacer un transplante de cerebro? A parte de que seria algo bastante complicado... porque sería "colocar" una "sujeto" en otro "cuerpo". Pongamos un ejemplo: Mariano es un chico tímido,con pensamientos típicos de un hombre, y luego tenemos a Juan, que también es un chico y que no es tan tímido, y también tiene los mismos pensamientos masculinos que Mariano. ¿Qué les diferencia? Que cada uno tiene su forma de pensar... o sea que tiene su propio cerebro. Ahora, sí le ponemos el cerebro de Mariano a Juan ¿seguiría siendo Juan o ya sería Mariano? Después de todo, dentro del cerebro es dónde se almacenan todos nuestros recuerdos, nuestras vivencias, nuestras emociones...
Entonces, realmente el cerebro lo hace todo. El cerebro es nuestra "vida", decirlo de otra forma, nuestro cerebro es nuestra "alma". Por eso... creo que más que "conocer" nuestro cuerpo, deberíamos aprender a conocer nuestro "cerebro". Saber como reacciona a cada situación, y no echar la culpa de nuestros errores a nuestros impulsos... es verdad, que muchas veces estamos condicionados por nuestros instintos, pero no nos dominan.
El cerebro es un órgano más que podemos controla, claro está, sí sabes como hacerlo.
 Por nuestra cabeza pasan un millón de imágenes, ideas, pensamientos y deseos, así que por mucho que queramos hacer una purga de lo que es importante o no, nos llevaría toda la vida. Así que habría que comenzar a pensar ¿Qué es lo más importante?¿Qué tiene prioridad? O mejor dicho ¿Qué parte de mi cerebro quiero conocer primero?

Es algo triste pensar que el corazón no es tan importante como nos gustaría, pero por lo menos tenemos la seguridad que nuestro cerebro es único e irreemplazable. 

22 de abril de 2013

Predisposición

He de admitir una cosa...
Cuando algo me gusta, es bastante difícil que alguien consiga hacerme cambiar de opinión. Puede ser que deje que ésta persona me muestre los fallos, las cosas malas o la realidad tal cual como es, sin los colores o las flores que pueda ponerle. Pero aún así... no puedo evitar que me siga gustando.
Me clasifico como una fan consciente de que mis "Whatever" de admiración pueda tener sus fallos e incluso podría ser capaz de decir cuales de ellos son, pero siempre un poco aregañadientes. Eso no quita que lo adore o que vaya dejarme de gustar.
Una cosa no quita la otra.

Soy consciente que la cultura Asiática es demasiado diferente, que los asiáticos son diferentes a nosotros. Y no me refiero por su físico o su cara, si no a su forma de pensar. Son una población diferente a la Europea o Latina. Tienen un "noseque" que me atrae, que me llama y me anime a ir un poco más allá. Como dije antes, sé sus cosas negativas... se que los Japoneses son machistas, se que los Chinos escupen en la mesa (tienen unos escupideros en la mesa) y que gritan, se que los Coreanos tienen millones de conflictos por sus territorios... pero ¿Y qué?
¿Por qué sean blanco o negros me dejarán de gustar?¿Por qué sean groseros los odiaré?
Es cierto que quizás algunos aspectos no me agraden, pero eso no quita todo lo demás.

Estamos en una sociedad un poco "cerrada" a pesar de que  griten a los cuatro vientos que no es así. Los homosexuales son aceptados ¿perdona? Hoy en el periódico leí que en Francia se ha hecho una manifestación para que no se legalice el matrimonio gay ¿perdón? Que los Chinos vienen a quitarnos los trabajos, y que todos los Musulmanes son unos criminales. ¿Eso es ser de mente abierta?

Si, tengo mis prejuicios como todo ser humano. Pero eso no me permite ver las cosas buenas o bellas de las diferentes culturas. No me impide tener curiosidad por conocer mundo, ni me pone trabas para crecer culturalmente...

Si la mayoría de personas se parara sólo por un momento a ver algún vídeo o película, o incluso entrar a google y poner "Japón" o "Japoneses" o cualquier cultura diferente, se daría cuenta que maravillosos son... si, tienen cosas malas como todos los humanos ¿y qué?
¿Es malo ser diferente? Y ojo, no diferente en un concepto peyorativo... si no más bien "revolucionario".  Algo interesante y digno de prestarle atención. 

Y lo más triste de todo es que, la gente lleva una predisposición en la sangre para odiar aquello que es diferente, y eso duele. 

No sé, tan sólo me gustaría que le dieran una oportunidad a algo nuevo. 
Tal es así mis ganas de mejorar el mundo, que os invito a ver éste vídeo:




PD: Son geniales...

18 de abril de 2013

Antes de dormir...

Quizás te acuestes un poco cansado,
quizás un poco triste,
un poco desilucionado.
Pero piensa... mañana sera otro día
¿Quién sabe si mejor?
No sabrás como es el mañana, pero recibelo 
con una gran sonrisa.
Yo ya comencé. 

El enemigo...

Todo ser vivo tiene su enemigo. 
Toda persona tiene su talón de Aquiles...
Incluso un cangrejo como yo, tan simplemente perfecto y sin algún defecto... tengo un enemigo...bueno, realmente no solo yo, si no toda mi familia de Cangrejos.
Como Reina de los Cangrejos y de éste mundo bajo del mar... que me gusta llamarlo el mundo de Yupie... tengo que avisaros mis queridos plebeyos... que ¡Tengo un enemigo! Y por ende, ustedes estúpidos humanos tendréis que evitar que me hagan daño...
¿a que sí? 

Pues veréis, mi enemigo finge ser de mi misma familia. Si, si de la familia de los crustácios... pero no le crean. Es una burda mentira... es una mentira cochina y pinchada en un palo. ¡Es un estafador! No pertenece a mi familia... ¡en absoluto!
¿Cómo un ser semejante puede llamarse MI familia? Me ofende... 
Con lo perfecta que soy... ¡esc! sólo pensar que ese engendro de la naturaleza quiere ser de mi familia... creo que tendré pesadillas. 

Mi enemigo es ...(redoble de tambores submarinos con ponis) ¡La Langosta!
Sí, ese bicho feo y alargado, que se tiñe de mi precioso color rojo y finge tener mis mismas antenas y mis pinzas... ¡esa cosa!

Realmente, yo como cangrejo me siento un animal especial, y que me emparenten con ese gusano marino me hace sentir realmente mal... ¿tú no?

En serio, si alguna vez conocen a una langosta... por favor ¡mátala! 
En serio... merece morir.